Niños de 5 a 11 años. Vacunación COVID-19

Qué tener en cuenta el día de la vacunación

Mensajes para las niñas y niños y sus padres o cuidadores:

Se debe acudir al punto de vacunación un poco antes de la hora fijada para su cita.

Debe venir acompañado/a por uno de los padres o tutores legales, que deben ser los que autoricen verbalmente la vacunación.

Podéis estar tranquil@s.

Nuestros profesionales sanitarios han administrado ya miles de vacunas y sabrán cómo hacerlo para que el pinchazo duela lo menos posible.

Pondrán la inyección en el músculo deltoides (el músculo del hombro). Son solo unos segundos. Se puede elegir el brazo donde queráis que pongan la vacuna, pero habitualmente se recomienda que se elija el brazo no dominante: si es diestro, que te la pongan en el lado izquierdo; si eres zurdo/a, mejor ponerla en el brazo derecho. Para la segunda dosis, se puede elegir el mismo brazo o el otro, como se prefiera.

Es preferible vacunarse sentad@, se está más relajad@.

Tras la vacunación, se dará la cita para la segunda dosis, y se pedirá permanecer unos 15 minutos en la sala de espera para comprobar que todo va bien.

Después de la vacunación, durante ese día, se puede realizar una vida más o menos normal, pero no se recomienda realizar ejercicio físico intenso, sobre todo con el brazo donde se ha puesto la vacuna, y tampoco un día con mucho exceso de exposición directa al sol.

Si aparecen síntomas como cansancio, se recomienda reposo, tener un día tranquilo. 

Si aparece dolor de cabeza, dolores musculares o articulares, o fiebre, se puede tomar paracetamol o ibuprofeno, en las dosis correspondientes para su peso.

¿Y SI EL DIA DE LA VACUNACION NO SE ENCUENTRA BIEN?

En general, una enfermedad aguda leve no contraindica ninguna vacunación. Cualquier enfermedad aguda leve, sin fiebre, no relacionada con la covid no justifica la demora de la vacunación.

Sin embargo, en la situación de pandemia actual, la fiebre y los síntomas respiratorios (tos y dolor de garganta) sobre todo acompañados de dolor de cabeza y cansancio, aún siendo leves, pueden ser causados por una infección COVID-19. Si el día de la vacunación hay síntomas como los descritos antes, se recomienda posponer la vacunación y consultar en el centro de salud para valorar si hay que hacer una prueba diagnóstica de infección aguda (test de antígenos o PCR):

    • Si la prueba es negativa para COVID-19 y los síntomas siguen siendo leves: se puede vacunar.
    • Si la prueba es positiva para COVID-19: hay que esperar 4 semanas para vacunarse, y en este caso (si no es del Grupo 7), será solo una dosis. 

¿Y SI EL DIA DE LA VACUNACION HA TENIDO CONTACTO CON UN CASO DE COVID-19?

Si llegado el día de la vacunación, la niña o el niño ha tenido contacto estrecho con un caso confirmado (“cualquier persona que haya estado, durante 15 o más minutos en 24 horas, en el mismo espacio que una persona con infección confirmada”), deben esperar a cumplir la cuarentena (10 días).

Si no aparecen síntomas, una vez superada la cuarentena, se puede llevar a vacunar al sitio correspondiente.