Vacunación COVID-19

Preguntas frecuentes ciudadanía (FAQ)

  Buscar

Para buscar pinche el botón 'Expandir todo" y después pulse CONTROL+F en su teclado

Dependerá de los criterios que se vayan empleando para priorizar a la población desde el Ministerio de Sanidad. El hecho de que las dosis de vacunas comiencen a llegar de forma progresiva, hace que se haya tenido que elegir antes a las personas por su vulnerabilidad y riesgo de exposición por ejemplo en las personas que viven o trabajan en residencias, o por esencialidad, riesgo de exposición y reciprocidad en el caso de los profesionales sanitarios. Con estos dos grupos se comenzó a vacunar desde el 27 de diciembre 2021 en Andalucía.

Posteriormente se seguirá con personas grandes dependientes en domicilio y personas mayores a partir de cierta edad. La información más detallada de qué personas componen cada uno de los grupos puede ser encontrada en la Actualización 1 del 18/12/2020 de la Estrategia de Vacunación COVID-19 (PDF), y la información sobre cuándo serán vacunados otros grupos de población se irá haciendo pública más adelante.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que tienen papel todas las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Sanidad, decidió que se realizaría una única estrategia de vacunación en España y que se formaría un Grupo de Trabajo Técnico para elaborar la Estrategia de vacunación frente al COVID-19 en España.

Dado que de forma inicial se va a disponer de muy pocas dosis de vacunas, este Grupo de Trabajo ha ido estableciendo un orden de prioridad para recibir la vacunación siguiendo unos criterios científicos, sociales, éticos y de reciprocidad, fundamentalmente. Se ha realizado una evaluación, en cada uno de los grupos a estudiar, del riesgo de exposición, de transmisión y de enfermedad grave, así como el impacto socioeconómico de la pandemia en cada grupo de población. Además, establece los aspectos más importantes sobre la logística, distribución y administración de las vacunas, los aspectos comunicativos y el seguimiento y evaluación de la vacunación.

El documento final ha sido evaluado por sociedades científicas, asociaciones de profesionales y de pacientes y colegios profesionales. Está siendo revisado de forma permanente, ya que se sigue recibiendo nueva información de forma continua, así con llegada de nuevas vacunas y más dosis.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

No. Como ocurre con el resto de vacunaciones en España, la vacuna frente al nuevo coronavirus no es obligatoria.

A pesar de la situación de pandemia, a día de hoy, se ha decidido de forma universal que la vacunación sea voluntaria.

En situaciones muy concretas, según lo previsto en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas especiales en materia de salud pública, las autoridades sanitarias podrían tomar decisiones como la obligatoriedad de parte o toda la sociedad si la situación epidemiológica lo justifica.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Con los datos que actualmente se dispone, la vacunación puede evitar enfermar por COVID-19. En los ensayos clínicos se observó que las personas que recibían la vacuna tenían muchas menos posibilidades de padecer esta enfermedad. A nivel poblacional, con la vacunación masiva se podría conseguir que también disminuya la transmisión del virus, pero esto aún no se sabe a ciencia cierta, habrá que esperar a que se vacune más proporción de la población.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las dos vacunas disponibles en España, tanto la vacuna de Comirnaty® como la de Moderna®, han demostrado en los ensayos clínicos que son eficaces, es decir, previenen la enfermedad. En el grupo de personas que recibió la vacuna tuvieron de forma significativa un menor número de casos de COVID-19 comparado con el grupo de personas que no recibió la vacuna, durante el tiempo de seguimiento que se les hizo.

Durante estos próximos meses, se va a evaluar como previene los casos en las personas vacunadas comparado con las no vacunadas, lo que al ser en vida real, fuera de los ensayos clínicos, se llama efectividad. Estos datos se analizarán tanto en la población general, personas institucionalizadas en residencias, en personas de diferentes edades y con diferentes condiciones de riesgo.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Los expertos todavía no saben qué porcentaje de personas deberá vacunarse para lograr inmunidad de rebaño contra el COVID-19. Inmunidad de rebaño quiere decir que hay suficientes personas en una comunidad con protección contra una enfermedad, ya sea porque la tuvieron o porque se vacunaron. La inmunidad de rebaño dificulta la propagación de persona a persona de la enfermedad, e incluso protege a quienes no se pueden vacunar. El porcentaje de personas que necesita tener protección para poder lograr la inmunidad masiva o “de rebaño” varía según la enfermedad. Los expertos e investigadores están estudiando la inmunidad de rebaño, y proporcionarán más información en la medida que esté disponible.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Actualmente se dispone de dos vacunas, muy similares: la vacuna Comirnaty® (de la compañía farmacéutica Pfizer) y la vacuna COVID-19 de Moderna® (de la compañía farmacéutica Moderna). Las dos se han distribuido de forma equitativa a todas las comunidades de España.

Ambas vacunas son de ARN mensajero, una tecnología novedosa, pero con las que se llevaba trabajando desde hace más de 30 años. Las dos vacunas han demostrado ser eficaces y seguras, y por ello fueron aprobadas para su uso en Europa y otros países del mundo.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Lo ideal sería vacunarse en el lugar de residencia habitual, pero si coincide que en el momento en el que le corresponde la vacunación no se encuentra en su lugar de residencia, debería consultar con el servicio de salud de esa Comunidad Autónoma la posibilidad de recibir la vacunación.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

La vacuna de Pfizer/BioNTech ha sido la primera en llegar a nuestro país una vez autorizada por la Comisión Europea.

Es una vacuna del tipo ARN mensajero, que necesita mantenerse a muy bajas temperaturas. Para que se produzcan unas defensas adecuadas y proteja de la enfermedad COVID-19 son necesarias 2 dosis separadas al menos por 21 días.

Hasta que una proporción importante de la población esté vacunada es muy importante que todas las personas, tanto las vacunadas como las no vacunadas, continúen manteniendo las medidas de prevención.

El prospecto de esta vacuna Comirnaty, de Pfizer/BioNTech, puede ser consultado en la web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

La vacuna de Moderna® ha sido la segunda vacuna frente a COVID-19 en llegar a la Unión Europea y con ello a España, una vez autorizada por la Comisión Europea el 6 de enero de 2021.

Es una vacuna muy similar a Comirnaty® de Pfizer. Ambas son vacunas de ARN mensajero, y los resultados de los ensayos clínicos son muy parecidos, tanto en seguridad como eficacia para prevenir enfermar de COVID-19.

Necesita almacenarse y transportarse a bajas temperaturas (-20º).

Para que produzca unas defensas adecuadas en la prevención de la COVID-19, son necesarias 2 dosis, separadas al menos por 28 días.

Hasta que una proporción importante de la población esté vacunada es muy importante que todas las personas, tanto las vacunadas como las no vacunadas, sigan manteniendo las medidas de prevención.

Puede consultarse el prospecto de la vacuna de Moderna en el Centro de Información de Medicamentos (CIMA) de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Todavía se desconoce las vacunas que habrá disponibles más adelante y el momento en el que se autorizarán.

Es muy importante utilizar las vacunas disponibles para vacunar a las personas en función de la prioridad establecida. Se tendrá en cuenta la información disponible para la utilización de las vacunas pero, teniendo en cuenta el número limitado de las mismas y su dificultad de manejo, no será posible ofrecer la posibilidad de elección.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las vacunas contra el COVID-19 autorizadas en la actualidad en la Unión Europea requieren 2 dosis para que la protección sea máxima:

          • Pfizer-BioNTech: las dosis se deben aplicar con un intervalo de 3 semanas (21 días)
          • Moderna: las dosis se deben aplicar con un intervalo de 1 mes (28 días)

Debe darse la segunda dosis lo más cerca posible del intervalo recomendado. No debe darse la segunda dosis antes del intervalo recomendado.

Sin embargo, no existe un intervalo máximo entre la primera y la segunda dosis de ninguna de las dos vacunas.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Es muy probable que vayan llegando más vacunas a lo largo de los próximos meses. La siguiente que podría venir es la vacuna de Oxford AstraZeneca, que ya se está empleando en Reino Unido desde hace unas semanas. Posteriormente, las vacunas que están mejor posicionadas para llegar son las de Janssen y la de Novavax.

Todas estas vacunas están basadas en tecnologías diferentes a las actualmente disponibles de ARN mensajero.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

No hay evidencia actual de que la nueva variante sea resistente a las vacunas contra la COVID-19 actualmente autorizadas. Sin embargo, son necesarias más investigaciones antes de poder confirmar la eficacia.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Hasta que una proporción importante de la población esté vacunada es muy importante que todas las personas, tanto las vacunadas como las no vacunadas, sigan manteniendo las medidas de prevención sin cambios:

          • usar mascarilla
          • lavarse frecuentemente las manos
          • mantener la distancia interpersonal
          • limitar el número de personas con las que nos relacionamos
          • elegir siempre que se pueda actividades al aire libre o en espacios bien ventilados
          • quedarse en casa si se tienen síntomas, se está esperando el resultado de una prueba diagnóstica o se ha tenido contacto con alguna persona con COVID-19

El motivo para mantener las precauciones incluso tras haber sido vacunados es ayudar a proteger a los demás: cuantas más personas se vayan inmunizando, menor probabilidad habrá de que el resto de las personas, en particular las más vulnerables a padecer enfermedad grave, se expongan al virus o al menos a altas cargas víricas.

Es decir, hasta que no se de una nueva orden, las personas vacunadas, incluso con 2 dosis, deben seguir haciendo la misma vida que las no vacunadas, y deben llevar mascarilla siguiendo las normas actuales.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

La mayoría de las personas que han pasado la infección por este virus, ya sea con o sin síntomas, permanecen durante un tiempo protegidos de infectarse de nuevo, aunque no se conoce cuánto tiempo dura esta protección. Además, ya se han observado casos de reinfección, es decir, personas que se vuelven a infectar de nuevo e incluso vuelven a enfermar de COVID-19 después de un tiempo de haber superado la primera infección.

Dado que la vacunación es muy probable que ofrezca una protección más potente y duradera que la propia infección, y que la vacunación parece igualmente segura en las personas que han pasado la enfermedad, se recomienda la vacunación sin tener en cuenta si han pasado la enfermedad o no, en las personas en las que esté indicada por las autoridades sanitarias en cada momento.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Si, fundamentalmente porque la primera dosis no es del todo protectora. La protección más alta aparece después de la segunda dosis, a partir del 7º día después de la segunda dosis en el caso de la vacuna Comirnaty (Pfizer) y a partir de los 14 días después de la segunda dosis en el caso de la vacuna de Moderna.

Dado que no se sabe bien durante cuánto tiempo se mantiene las defensas tras una infección y que la vacunación es segura en personas que ya se habían infectado, se recomienda recibir la segunda dosis, una vez la persona se encuentre bien, hayan pasado al menos 14 días desde que empezaron los síntomas y haya terminado el periodo de aislamiento. Además, no es necesario tener que empezar la pauta de dos dosis desde el principio.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Estas vacunas se han probado en los ensayos clínicos fundamentalmente para comprobar que previenen la enfermedad con síntomas.

Todavía no se sabe muy bien si la vacunación impedirá que las personas que estén vacunadas se puedan infectar y, aunque no enfermen, puedan transmitir el virus a otras personas. Por eso, y entre otras razones, mientras se conocen más datos, las personas vacunadas deben seguir con el uso de las medidas de seguridad al igual que las no vacunadas.

Esto se irá conociendo a medida que se vaya vacunando a la población.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

No, la vacuna no es capaz de hacer positiva la prueba de la PCR ni la prueba del antígeno. Por tanto, si una de estas pruebas es positiva, nunca será por la vacunación, sino porque se haya infectado la persona.

La vacunación sí podrá hacer positiva la prueba serológica (anticuerpos).

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Aún no se conoce a ciencia cierta cuánto durará la inmunidad contra el COVID-19 en personas vacunadas, ni se sabe con seguridad si será necesaria la administración de nuevas dosis.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Por el momento, no se conocen interacciones farmacológicas con esta vacunación. Salvo indicación expresa de los profesionales que le atienden, si se encuentra clínicamente bien sin proceso agudo, en general podrá vacunarse y no tendrá que interrumpir la medicación que toma.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Con las vacunas de ARN mensajero (Comirnaty® o Moderna®) no hay problema. Se puede donar sangre después de la vacunación, sin necesidad de tener que guardar ningún intervalo de tiempo.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las vacunas disponibles actualmente, tanto Comirnaty® de Pfizer como Moderna®, están contraindicadas en las personas con historia de haber tenido reacciones alérgicas graves (por ejemplo, anafilaxia) a algún componente de esas vacunas respectivamente. Puede consultarse la lista de ingredientes de Comirnaty, la vacuna de Pfizer/BioNTech, y la de Moderna, en los prospectos respectivos publicados en la web del Centro de Información online de Medicamentos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

En personas con alergias a otras vacunas o medicamentos con otros componentes diferentes no presentes en las vacunas COVID-19, no están contraindicadas. Tampoco está contraindicada en personas con alergias alimentarias, a animales, insectos, alérgenos del ambiente, látex u otras alergias.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

La seguridad de las vacunas es fundamental para que sean autorizadas. Durante el proceso de autorización, varios mecanismos comprueban su seguridad, que también se vigila de forma estrecha cuando comienzan a ser utilizadas en la población.

Como todas las vacunas, las vacunas frente al COVID-19 se han probado en personas mediante la realización de ensayos clínicos en diferentes fases, que incluyen su uso en decenas de miles de personas (fase III). En estos estudios (ensayos clínicos) se identifican las reacciones adversas más frecuentes que se presentan durante estos ensayos clínicos. Una vez los ensayos clínicos muestran que una vacuna es segura y eficaz, debe someterse además a una evaluación exhaustiva por las Agencias Reguladoras de Medicamentos de diferentes partes del mundo antes de su autorización para su administración. En el caso de la Unión Europea, las vacunas son evaluadas por la Agencia Europea de Medicamentos, en la que participa activamente la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Por lo general, la elaboración de una vacuna lleva varios años.

Sin embargo, en este caso se han dado una serie de acontecimientos para que los procesos sean lo más rápido posible sin perder seguridad en lo que se ha hecho:

          • los científicos ya habían comenzado a investigar vacunas contra el coronavirus durante brotes anteriores causados por coronavirus relacionados, como el síndrome respiratorio agudo severo (Severe Acute Respiratory Syndrome, SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (Middle East Respiratory Syndrome, MERS). Esa investigación anterior proporcionó una ventaja para el desarrollo rápido de las vacunas a fin de brindar protección contra la infección por el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.
          • para los ensayos clínicos, el reclutamiento de voluntarios se ha hecho muy rápido gracias a la colaboración desinteresada de miles de personas que se han ofrecido rápidamente a colaborar.
          • los fabricantes de vacunas se pusieron a producir cantidades enormes de vacunas incluso antes de conocerse los resultados de los ensayos, por si estos eran buenos, tener tiempo ganado. El compromiso ineludible era que si los resultados no eran buenos, todas esas dosis se eliminarían, no se usarían.
          • los trámites burocráticos se han acelerado al máximo en esta situación de emergencia mundial.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Todos los medicamentos, incluidas las vacunas, pueden producir reacciones adversas leves, como fiebre o dolor en el lugar de la inyección o, con menor frecuencia, otras más graves (como anafilaxia).

Los efectos adversos detectados en los ensayos clínicos de las vacunas frente al COVID-19 se pueden consultar en la ficha técnica de las vacunas. Los prospectos tanto de la vacuna de Pfizer/BioNTech como de la vacuna de Moderna están disponibles en la web del Centro de Información online de Medicamentos Autorizados de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (CIMA).

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Si aparece una reacción adversa después de la vacunación, según la importancia de la reacción, se debe buscar atención sanitaria en el centro de salud o en el hospital de referencia.

Además, se recomienda que se notifiquen todos los efectos no habituales o de cierta gravedad, con el fin de conocer y evaluar la seguridad de estas vacunas.

La notificación la puede realizar tanto el ciudadano como el profesional sanitario, incluso los dos a la vez, en este enlace llamado notificaram.es: Notificación de Reacciones adversas a Medicamentos.

No hay límite de tiempo para la notificación, se puede hacer incluso semanas o meses después, aunque lo más recomendable es notificarlo lo antes posible, para aunar todas las informaciones de forma más rápida.

El Sistema Español de Farmacovigilancia registra y analiza las reacciones adversas notificadas en este registro para establecer si tienen o no relación con la vacunación. Las notificaciones de reacciones adversas también se recopilan a nivel europeo (en la Agencia Europea de Medicamentos) y mundial (en la Organización Mundial de la Salud) y esta información recopilada se evalúa constantemente para vigilar la seguridad de las vacunas, por ello es tan importante notificar las sospechas de reacciones adversas.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las reacciones adversas más comunes suelen aparecer en los primeros 1-2 días después de la vacunación, y suelen desaparecer pronto. Habitualmente al tercer día ya no hay síntomas. Si aparecen síntomas a los varios días de la vacunación, lo normal es que no se deban a la misma, y deberían ser evaluados incluyendo otras posibles causas.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

El dolor en el sitio de la inyección, en el deltoides, es una reacción muy frecuente en las primeras 24-48 horas tras la vacunación. En ocasiones, el dolor es moderado-intenso, por lo que se puede tomar algún antiinflamatorio oral, como ibuprofeno a las dosis habituales (en adultos, 400 mg cada 8 horas), y aplicar frío local.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Aunque no parece que haya problemas por vacunarse durante el embarazo, no hay datos suficientes para garantizarlo con seguridad, por lo que, por precaución, actualmente se recomienda que de forma general no se vacunen las embarazadas, salvo si existe un riesgo muy alto de exposición al virus y/o de alto riesgo de complicaciones (edad avanzada, obesidad, hipertensión, diabetes preexistente, etc), debiéndose valorar cada caso de forma individual. En el caso que acceda a recibir la vacunación, lo normal es que el profesional referente le solicite un consentimiento informado.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Si, ya que el material principal de la vacuna, el ARN mensajero, se degrada rápidamente en el interior de las células y no tiene capacidad de cambiar nuestro código genético (ADN).

Sin embargo, en cuanto al tiempo desde la vacunación hasta comenzar a buscar el embarazo existen diferentes posturas, según el grado de precaución que se quiera acordar. El Ministerio de Sanidad de España recomienda posponer la búsqueda del embarazo hasta 2 semanas después de cualquiera de las dosis administradas. Otros grupos de expertos recomiendan 4 semanas, y otros no recomiendan ningún tipo de intervalo.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

En este caso, si se confirma el embarazo, por lo general debe esperarse a terminar el embarazo para finalizar la pauta. Aunque no parece que haya problemas por vacunarse durante el embarazo, no hay datos suficientes para garantizarlo con seguridad, por lo que por precaución, actualmente se recomienda que de forma general no se administre la segunda dosis en este caso, salvo que exista un riesgo muy alto de exposición al virus y/o de alto riesgo de complicaciones (edad avanzada, obesidad, hipertensión, diabetes preexistente, etc), debiéndose valorar cada caso de forma individual. En el caso que acceda a recibir la vacunación, lo normal es que el profesional referente le solicite un consentimiento informado.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

No se debe interrumpir un embarazo por este motivo, ya que los datos disponibles no muestran efectos dañinos sobre el feto. Se recomienda seguir las indicaciones de su profesional de referencia.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Si forma parte de un grupo en el que se recomienda la vacunación por su alta exposición (por ejemplo, sanitarias) o por tener un alto riesgo de complicaciones por COVID-19, se recomienda la vacunación.

No hay datos sobre los posibles efectos de la vacuna durante la lactancia, ni sobre la producción de leche ni sobre el lactante, pero al tratarse de vacunas de ARNm y no de virus vivos, no se espera ningún riesgo para el lactante.

Parece razonable pensar que si la enfermedad (COVID-19) es compatible con la lactancia, más lo será su vacuna, que ni siquiera contiene el virus vivo.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las personas con historia de alergias a alimentos, medicamentos u otras vacunas, animales, insectos, alérgenos del ambiente, látex u otras alergias, independientemente de la gravedad de dicha alergia se pueden vacunar frente a COVID-19 con cualquiera de las dos vacunas actualmente disponibles, tanto la vacuna Comirnaty® como la de Moderna®.

Se considera una “precaución” para esta vacunación a aquellas personas con historia de alergia grave (anafilaxia) de cualquier causa o antecedente de reacción alérgica inmediata a cualquier otra vacuna o terapia administrada por vía intramuscular. En estos casos, por precaución, se recomienda una observación de 30 minutos (en condiciones normales a las personas sin este tipo de problema siempre se les recomienda 15 minutos después de cualquier vacuna).

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

No hay que realizar ningún tipo de intervalo especial entre la inmunoterapia empleada en pacientes alérgicos para la desensibilización (las conocidas como las vacunas de la alergia) y la vacunación frente a COVID-19.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las personas con inmunodepresión o en tratamiento inmunosupresor pueden tener un riesgo aumentado de padecer COVID-19 grave y, aunque no hay datos definitivos sobre la seguridad y eficacia de la vacuna en esas personas, deben recibir la vacuna a menos que esté contraindicada. Por el momento, no se recomienda la interrupción del tratamiento inmunosupresor.

Es importante señalar que la única vacuna autorizada por el momento no contiene virus vivos y, por tanto, no puede infectar a las personas vacunadas.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las personas en tratamiento crónico con anticoagulantes (como Sintrom® y otros) que mantengan controlado y estable el indicador INR (índice internacional normalizado), pueden recibir la vacunación intramuscular sin problema. En caso de duda debe consultar con el personal clínico responsable de su tratamiento.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

A día de hoy, las vacunas que disponemos no están aprobadas para su uso en menores. La vacuna de Comirnaty® (Pfizer) está autorizada a partir de los 16 años y la de Moderna® a partir de los 18 años. Se están empezando a hacer los primeros ensayos clínicos con adolescentes entre 12 y 16 años, pero aún no hay datos.

Además, la población menor de 16 años no se ha considerado como un grupo prioritario a vacunar de momento, ya que hay otros grupos de población mucho más vulnerables.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021

Las vacunas y la vacunación son gratuitas para toda la ciudadanía todo el territorio de España.

Fecha de elaboración de la respuesta: 15.01.2021