¿Es segura la vacuna del COVID-19?

La seguridad de las vacunas es fundamental para que sean autorizadas. Durante el proceso de autorización, varios mecanismos comprueban su seguridad, que también se vigila de forma estrecha cuando comienzan a ser utilizadas en la población.

 

Como todas las vacunas, las vacunas frente al COVID-19 se han probado en personas mediante la realización de ensayos clínicos en diferentes fases, que incluyen su uso en decenas de miles de personas (fase III). En estos estudios (ensayos clínicos) se identifican las reacciones adversas más frecuentes que se presentan durante estos ensayos clínicos.

Una vez los ensayos clínicos muestran que una vacuna es segura y eficaz, debe someterse además a una evaluación exhaustiva por las Agencias Reguladoras de Medicamentos de diferentes partes del mundo antes de su autorización para su administración. En el caso de la Unión Europea, las vacunas son evaluadas por la Agencia Europea de Medicamentos, en la que participa activamente la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

 

Ya se han administrado mas de 150 millones de dosis en el mundo, y la evolución de este dato se puede seguir en este enlace. No se ha producido ninguna señal de alarma que obligue a la retirada de ninguna de las vacunas que se están empleando.