¿Existe algún tipo de compensación económica para las personas que sufran reacciones adversas graves por la vacunación?

En España, la vacunación, tanto la del calendario sistemático como la del COVID-19, no es obligatoria. La persona, una vez se ha informado por los canales oficiales de información y las fichas técnicas oficiales de las vacunas publicadas en la web de la AEMPS y también en la de la Consejería de Salud y Familias de Andalucía, puede elegir vacunarse o no. La no vacunación no tiene ningún perjuicio actualmente a nivel laboral, o de movilidad. El certificado de vacunación es un facilitador de la movilidad fuera de España, pero no es limitante.

En España, en aspectos de atención de los posibles daños ocasionados por medicamentos, incluyendo las vacunas, cubre todos los posibles problemas médicos que podrían derivarse de las vacunas, desde las reacciones agudas hasta las secuelas permanentes.

Sin embargo, en España, no existe un sistema de compensación de daños por vacunas. Es decir, si una persona padece una reacción adversa grave, incluyendo el fallecimiento, no recibe una compensación económica ni de otro tipo por el daño causado por una vacunación, salvo que se haya producido una mala praxis. Un ejemplo de esto último puede ser el administrar una vacuna a una edad no autorizada en ficha técnica sin el consentimiento manifiesto de la persona vacunada o de su tutor legal.