A la hora de vacunar frente a COVID-19 a una persona gran dependiente con varios tutores, si unos dicen que sí y otros que no, ¿qué se puede hacer desde el punto de vista legal?

La decisión será siempre la del mejor interés del representado, es decir, vacunarle, salvo que haya algún motivo clínico que justifique no hacerlo. Eso sí, en caso de que no haya acuerdo entre los representantes legales, y no concurre una situación concreta de urgencia, debe pedirse previamente la autorización a un Juez.

 

Fuente de la información: