Después de la vacunación he notado unos ganglios en la axila y el cuello. ¿Tengo que preocuparme?

Es posible que tras vacunarse frente a la COVID-19, tanto con Pfizer como con Moderna, los ganglios linfáticos situados en la zona del cuello y en la axila del brazo en el que se ha administrado la vacuna se inflamen en mayor o menor medida. Parece ser algo más frecuente tras la dosis de recuerdo que tras la 1ª o 2ª dosis.

Este proceso, que se conoce con el nombre de adenopatía o linfadenopatía, constituye una reacción adversa conocida de algunas vacunas como esta.

Puede ser dolorosa, y cambiar de tamaño, primero a más y luego a menos. No tiene trascendencia clínica alguna, y no precisa de consulta ni pruebas específicas.

No es necesario tratamiento, salvo algún analgésico si es necesario (ibuprofeno), y suele resolverse espontáneamente en unos días.

Fecha de elaboración de la respuesta: 17 diciembre 2021

Comparte

Facebook
Twitter
Whatsapp
Email