Tengo cita para realizarme una mamografía dentro de unos días pero he oído decir que no es aconsejable hacerse esta prueba después de haberse vacunado frente a la COVID-19, ¿es esto cierto?

Es posible que tras haber sido vacunada frente a la COVID-19 los ganglios linfáticos situados en la zona del cuello y en la axila del brazo en el que se ha administrado la vacuna se inflamen en mayor o menor medida. Este proceso, que se conoce con el nombre de adenopatía o linfadenopatía, constituye una reacción adversa conocida de algunas vacunas como esta. Puede ser dolorosa, y cambiar de tamaño, primero a más y luego a menos. No tiene trascendencia clínica alguna, y no precisa de consulta ni pruebas específicas. No es necesario tratamiento, salvo algún analgésico si es necesario (ibuprofeno), y suele resolverse espontáneamente en unos días.

Si el aumento de tamaño de los ganglios persiste en el tiempo más de 6 semanas sin observar disminución progresiva de los mismos, puede consultar con su médico. En caso de que durante el tiempo en que experimente esta inflamación de los ganglios tenga su cita habitual de mamografía, comunique al médico esta circunstancia con el fin de facilitar la interpretación del estudio.

A las mujeres a las que se les esté realizando seguimiento periódico de una mama, es recomendable para una mejor interpretación del estudio, que la vacuna les sea administrada en el brazo contralateral.

 

Fuente de la información:

Fecha de elaboración de la respuesta: 17 diciembre 2021

Comparte

Facebook
Twitter
Whatsapp
Email