Vacunación frente al Herpes Zóster en Andalucía

Conocer el herpes zóster

TODO LO QUE HAY QUE SABER SOBRE EL HERPES ZÓSTER

¿Qué es el herpes zóster?

El herpes zóster, también llamado simplemente zóster, o coloquialmente “culebrina o culebrilla”, se caracteriza por la aparición de unas lesiones cutáneas, con vesículas o ampollas, que suele ser extensa y muy dolorosa.

Esta erupción y sus síntomas suelen durar entre 7 y 14 días.

¿Dónde suele salir el herpes zóster?

El herpes zóster habitualmente aparece en la zona de la espalda, pudiendo extenderse a una pierna o un brazo, o salir en la cara.

¿Por qué se produce el herpes zóster?

Está causado por la reactivación del virus de la varicela (también llamado virus de la varicela-zóster). Es decir, en todas las personas que han pasado en algún momento la varicela, después de resolverse la enfermedad, el virus no termina de irse, se queda inactivo, “dormido o escondido”, en el cuerpo, concretamente en fibras nerviosas.

Si el sistema inmune se debilita por diferentes circunstancias (envejecimiento, estados de inmunodepresión, etc), el virus puede activarse de nuevo y producir el herpes zóster, pudiendo ocasionar complicaciones problemáticas.

¿Qué complicaciones puede producir el herpes zóster?

En un 30% de los casos se producen complicaciones

En raras ocasiones

En muy raras ocasiones, el virus de la varicela-zóster puede diseminarse a los pulmones, el hígado, el intestino y el cerebro, dando lugar a neumonía, hepatitis, encefalitis (inflamación del cerebro) o trastornos graves de la coagulación, así como pérdida de audición, ceguera, problemas de cicatrización o incluso la muerte.

Mayor probabilidad

La enfermedad generalizada es más probable que ocurra en personas de mayor edad o en aquellos que están muy inmunodeprimidos.

¿Tiene tratamiento el herpes zóster?

Si, existen diferentes tipos de medicamentos antivirales, que ayudan a mejorar las lesiones, los síntomas, acortar la duración y prevenir la neuralgia postherpética.
Sin embargo, para obtener esos beneficios, es muy importante iniciar este tratamiento lo antes posible, en las primeras 24-48 horas. Comenzar el tratamiento varios días después de la aparición de las primeras lesiones no suele ser efectivo. 

Por otro lado, se debe controlar el dolor con paracetamol o antiinflamatorios no esteroideos (AINE), y mantener una correcta higiene de la piel lesionada, manteniéndola limpia y seca para evitar las sobreinfecciones, evitando rascarse las ampollas. 

En aquellos casos más graves puede ser necesario el ingreso hospitalario para tu tratamiento.

No existen tratamientos que permitan eliminar el virus varicela-zóster del organismo.

¿Quiénes han pasado la varicela?

Actualmente, el 95% de los adultos han pasado la varicela, habitualmente en la infancia. La mayoría tienen constancia de haberla pasado. Ante la duda, una analítica puede ayudar a salir de dudas.

¿Quiénes van a tener herpes zóster?

Cualquier persona puede presentar un herpes zóster, pero suele ocurrir de forma más frecuente:

-En personas con problemas del sistema inmunitario (personas trasplantadas, o con tratamientos inmunosupresores, infección por VIH).

-En personas a partir de los 50-60 años, aunque no existan enfermedades o tratamientos que debiliten el sistema inmune. El envejecimiento de por sí, también afecta la inmunidad como al resto de órganos, haciendo que la defensa contra las infecciones sea cada vez más débil.

  ¿Cuántas posibilidades hay de tener un herpes zóster a lo largo de la vida?

Se estima que más del 30% de las personas padecerán un herpes zóster a lo largo de la vida, incluso algunas personas lo presentarán más de una vez.

El riesgo de desarrollar un herpes zóster va aumentando con la edad, empezando a subir especialmente a partir de los 50-60 años.

¿Es contagioso el herpes zóster?

Las personas con herpes zóster pueden transmitir la infección del virus de la varicela, a través del contacto directo con las lesiones de la piel, a personas que no hayan padecido la varicela o no estén vacunadas. Es decir, esas personas a las que se contagie, pueden presentar a las 1, 2 o 3 semanas, un cuadro de varicela.